BIO
Peregrine Honig nació en San Francisco, California y estudió en KCAI. Su obra fue adquirida por el Whitney Museum of American Art siendo la artista más jóven en formar parte de esta colección. Las esculturas, imágenes y textos de Honig exploran temas como la vulnerabilidad sexual, las tendencias a las enfermedades y las jerarquías sociales. En la actualidad se desarrolla como curadora de proyectos y eventos anuales bajo el nombre de “Fahrenheit”. También es dueña de “Birdies” su propia boutique de lencería. Sus obras forman parte de la colección permanente del Fogg Art Muesum de la Universidad de Harvard, el National Museum of Women in the Arts y The Chicago Art Institute, entre otras. Peregrine es beneficiaria de Art Omi International Artists’ Residency y del Charlotte Street Fund. Recientemente produjo “Widow” (Viuda), catálogo realizado en colaboración con Landfall Press, el cual explora las relaciones entre el diseño de moda y el arte.   

Peregrine Honig

RESIDENCIAS

Lecho de rosas

24.09.2012 a 15.10.2012



La obra de Peregrine Honig es delicada y perturbadora y se manifiesta a través de representaciones aparentemente sencillas de temáticas muy complejas tales como el despertar sexual, la manifestación visual de la enfermedad y las ansiedades sociales de personajes reales y ficticios. Sus dibujos documentan el miedo, ya sea público o privado, personal  o colectivo, a través de la ilustración de hábitos reprimidos, la vulnerabilidad residual de la adolescencia, así como reflexiones sobre la belleza y la popularidad, haciendo una crónica de la belleza en momentos incómodos. 

Durante su residencia en 'ace, Peregrine Honig ha investigado profundamente importantes cuestiones que tienen que ver con la historia argentina reciente y ha buscado inspiración en el arte del Fileteado y los modismos usados a diario en el habla de tribus urbanas específicas. La serie "Lecho de rosas" [El gemelo fantasma] es el resultado de estas investigaciones. En ella todas estas fuentes se reflejan conceptual y visualmente en la extensa serie de múltiples intervenidos que preparó para esta exposición y que siguen siendo un “work in progress”. En esta serie los filetes se utilizan como en la tradición local  -con ornamentos coloreados y simetrías completadas con frases-  con la diferencia que su uso relativo y el contexto atrae a la vez que perturba al espectador con sus significados. AC

ACERCA DE LECHO DE ROSAS ( EL GEMELO FANTASMA)

La imagen de un niño/púber es el centro de este nueva serie de obras. La misma comenzó en mi lugar de origen, Kansas City en el Estado de Missouri, una ciudad ubicada en el octavo lugar en EE UU en términos de asesinato y homicidio culposo. Este dibujo ha viajado conmigo y se ha transformado culturalmente en Buenos Aires. 

El niño/púber es tímido, frágil y afeminado en una masculinidad negociable. Aquí en Argentina se lo refiere como “puto” una palabra que en el lenguaje común podría ser un término medio entre maricón e idiota (todos insisten en que todo depende del contexto en el que se diga la palabra). Lo retrato a él y a su doble/gemelo- un fantasma del mismo, una memoria del pasado y una manifestación del presente en sí. En el retrato, él es tanto norteamericano como argentino. Es un niño que nunca se convertirá en hombre.

En el 2000 se reportó un caso de dos mujeres jóvenes que habían perdido a sus padres durante la dictadura Argentina. Ellas tenían 21 y 22 años de edad, las dos se llamaban Victoria. Ellas emergieron como gemelas de un pasado; existieron dentro de un pasado y un presente, acortando el tiempo y llenando los momentos de una memoria olvidada. Ellas son los desaparecidos resurgidos, pero enviciados por la historia de un pasado ausente.

Todos los días camino en frente de las estatuas de yeso de la Virgen María y de Jesús, ubicadas dentro de una urna de cristal en la siempre congestionada Estación de Trenes de Retiro.  Las dos figuras proveen un momento de descanso a todos aquellos que se detienen a observarlo, la gente se para con la mirada fija y un sentimiento de esperanza, marcando con sus huellas el cristal antes de pasar en su camino a través del torniquete. Sus huellas dejan recuerdos fantasmas de la presencia de personas que alguna vez estuvieron ahí.  Para mí son recordatorios momentáneos de los desaparecidos, que aún caminan por Argentina, un país donde la ley del Aborto legal fue recientemente votada. Todos buscamos un gemelo del pasado. Y es en estos momentos de identidad subversiva, de la búsqueda de encontrar la otra mitad, que mi trabajo existe.