BIO
Mariela Yaregui
Argentina

Directora de la Maestría en Artes Electrónicas de la Universidad Nac. de Tres de Febrero, Argentina
Licenciada en Artes (UBA), egresada de la escuela de cine del INCAA y magister en Literatura en la Université Nationale de Côte d’Ivoire.
Cursa su doctorado en Filosofía de los Medios en la European Graduate School (Suiza).

PREMIOS
1er Premio BEEP_Art, el 1er Premio “Arte y Nuevas Tecnologías” (MAMBA, LIMBO, Telefónica), el 1er Premio en el Salón Nacional de Artes Visuales 2005, categoría “Nuevos Soportes”, el 3er Premio en el Festival Transitio MX.

RESIDENCIAS
Hypermedia Studio Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Banff Centre for the Arts (Canadá), MECAD (Media Centre d’Art i Disseny (Barcelona, España) y Stiftung Künstlerdorf Schöppingen (Alemania).

JURADO
ars Electronica Festival, categoría: media interactiva, 2012.

Mariela Yeregui

EXPOSICIONES

Apenas un rostro

04.07.2018 a 28.09.2018


Mariela Yeregui es artista electrónica cuyo trabajo incluye instalaciones interactivas, video instalaciones, net.art, intervenciones en espacios públicos, video-escultura e instalaciones robóticas. 

Basada en la técnica de los textiles “wax” africanos, “Apenas un rostro” despliega una serie de telas que dan forma a una instalación artística para reflexionar sobre el genocidio ruandés, el cual se originó con la muerte de su presidente hutu, Juvenal Habyarimana, cuando su avión fuera derribado.
Yo vivía en Africa del Oeste en esa época. Vi una fotografía en una revista que me shockeó profundamente: la cabeza desollada del presidente ruandés. Guardé esa foto durante todos estos años.
Cual letanía contra el miedo y el horror, decidí infectar diseños inspirados en iconografías africanas con esta imagen abyecta, reproduciéndola una y otra vez.

------
TEXTO DE LAURA POMERANTZ

Tras un proceso artístico entre la territorialidad y el espacio público, la otredad y el desvelamiento de un desastre oculto, por medio de soluciones de corte tecnológico, artes electrónicas y digitales, instalaciones e intervenciones interactivas y robóticas, la obra de Mariela Yeregui se ve permeada de transgresiones, acciones de denuncia y violencia, donde el cuerpo desgarrado es el protagonista. Trabaja el genocidio en Ruanda luego de una estancia en Costa de Marfil. 

Sumido en un conflicto entre las etnias hutu y tutsi, el país africano sufre un exterminio deliberado, consecuencia del asesinato del presidente hutu Juvénal Habyarimana, el 6 de abril de 1994, al ser derribado su avión presidencial. La solución al problema, la eliminación de los tutsi por parte de los hutu, se exacerba a golpe de machete: se estiman 800.000 asesinatos en cien días, a los que se suman violaciones a las mujeres, mutilaciones y un desmesurado exilio. 

Yeregui concibe diez telas de gran formato, ecos de los pagnes africains tradicionales tras la técnica del batik, y los interviene digitalmente. De modo paralelo recupera una imagen periodística del rostro desollado del presidente Habyarimana, cuyo asesinato desatara la tragedia. Conforme nos acercamos a los textiles, la realidad se modifica revelando el punto álgido, cuasi mimetizado formalmente entre los vívidos y abigarrados diseños: el semblante descarnado del presidente, epicentro de la violencia. El rostro repetido en la vestimenta femenina  confiere un inquietante efecto sorpresa al señalar la desgarrada trama del horror, cual intrusión forzosa en aquel silencio del devenir cotidiano. La artista, quien habría incursionado en la estética del desastre y en el paradigma de los cuerpos violentados en relación a lo abyecto, eleva el registro periodístico de la imagen y lo traslada a un marco visual de instalación, al tamizarlo por capas estéticas a través de uno de los patrimonios culturales africanos, en el que el concepto de belleza se amalgama al del horror, forzando a la vez, un desvanecimiento de los límites entre ambos.