BIO
Laurel Ponturo (CABA, Argentina 1980.) Profesorado en grabado, Escuela Nacional BBAA Prilidiano Pueyrredón 2002. Licenciatura artes visuales SEU-IUNA 2003. Ayudante de cátedra de Eduardo Levy, IUNA 2003 y 2006. Premio VII Salón Nacional de pequeño formato grabado 2004. En 2013 estudia identidad textil con Araceli Pourcel, bordado, con Guillermina Baiguera, serigrafía con Andrea Moccio, grabado no tóxico con Graciela Buratti y talleres de color con Karina Peisajovich. También concurre a clínica con Ana Gallardo. En 2014 efectúa una residencia en Miami. En 2015 defiende la tesis del Posgrado medios y tecnologías UNA. Además es voluntaria en Fundación ´ace, participa en la beca InQubarte y forma parte del colectivo Islas. Actualmente cursa textil 3D con Tere Richard y realiza clínica con Eduardo Molinari. Expone desde 2001. Es docente y vive en Buenos. Aires.

Laurel Ponturo

PROYECTOS

inQubadxs

02.08.2015 a 16.03.2016



Laurel Ponturo (Argentina) es parte de las artistas seleccionadas para el Programa de Formación Artística inQubarte, una de las inQubadxs!

STATEMENT

Mi trabajo investiga la fuerza y la resistencia para adaptar aquello perdido. Me interesa recrear espacios forzando lo débil a alcanzar una estructura en transformación de significaciones vivas y mudas. Tensión frágil y efímera. A partir de una tracción, intento lograr la arquitectura de lo que no se puede nombrar. Edificio propio formado por tiempo no cronológico. Tiempo cualitativo.
         
Defiendo la idea del arte como experimento. Indago la luz - la oscuridad, el espacio - el vacío; el lugar que ocupa cada cosa y que existe entre cada una. Pretendo apropiarme de un rincón o del cajón de una ficción. Remendar mi historia. Reflexionar sobre mi experiencia, mi existencia como individuo y como sociedad.
 
Las disciplinas que abordo se enfocan en la instalación, el grabado, el dibujo, la fotografía y el bordado en papel. Algunas de mis inquietudes se centran en cuestionar la relevancia del color en la oscuridad y en atesorar lo extraviado en la acumulación insistente, la memoria.
 
Reconozco mis propias obsesiones, dificultades como mi verdadera academia donde lo importante es tomar infinitas medidas, distancias y precisar los puntos de una sensibilidad táctil. Llevando luz a los terrenos más oscuros, busco hacer puente y volver hábitat lo que no existía. Transitar los pasillos reducidos me permite abordar y anidar cinéticamente este tipo de situaciones hápticas.
 
Hago foco en las traducciones posibles a través de las líneas, la geometría, los vértices y el movimiento, siendo esta la problemática que recorre la totalidad de mi obra como motivo y eje estructurante. Registro un orden inestable que sostiene un cíclico cimiento de mi mitología. Cortar, entrar, coser el desarraigo.