BIO
Elinor Peiretti
1974, Córdoba, Argentina.
Vive y trabaja en Buenos Aires

Educación
2004 Licenciada en Arte. Universidad de Palermo. Buenos Aires, Arg.
2000 Técnica Universitaria en Comunicación Social. Universidad Blas Pascal. Córdoba, Arg.

En Córdoba se graduó en Comunicación y se formó en fotografía con Ezequiel Ludueña, Gustavo King, Luciana Césari y Fernando Cortiglia. En el 2000 expuso en el Centro de Arte Contemporáneo Chateau Carreras.
Después de ganar una beca del Servicio de Cooperación y Acción Cultural de la Embajada de Francia, vivió unos meses en Paris y luego se instaló en Buenos Aires. Aquí se recibió de la Licenciatura en Artes y asistió a la Escuela de fotografía Andy Goldstein. Realizó clínica de obra con Analía Piscitelli y Fabiana Barreda. 
Participó de las exposiciones colectivas de Twitter Art Exhibit en Estados Unidos y Noruega y de exposiciones individuales en La Compañía y Espacio CREA, Buenos Aires. En 2017 fue parte de la exposición Sublimación en ACE y del Proyecto Internacional El Pliego. Hoy continúa creando de manera ritual y alquímica obras que aúnan imagen y palabra.

Elinor Peiretti

RESIDENCIAS

Portales

09.10.2017 a 03.10.2017



El 30 de julio recibí una carta, una carta escrita por mi que volvía a mi el mismo día 17 años después. Era una carta con una sugerencia: un viaje en octubre. Y de pronto en mi vida surge la posibilidad de esa opción y yo acepto la propuesta, la magia y el juego. Y parto a buscar imágenes.

Internamente este proyecto es el tránsito a una nueva etapa, habla de cambios, de posibilidades, de recorrido, de otra forma de ver y vivir la vida. Atravesar las fronteras geográficas y también las propias, el pasar de un lugar a otro de uno mismo.

A nivel estético esta transición viene traduciéndose en imágenes de puertas y ventanas, luces y sombras, agua, con mayor o menor grado de abstracción. También surgen imágenes antiguas y pienso que quizás hay un diálogo con el pasado en una suerte de transmutación de esas imágenes en obra nueva. Estoy explorando superposiciones, diferentes papeles, tela, y fundamentalmente hojas de libros. Al principio no encontraba la lógica para justificar la atracción, en este nuevo trabajo, de las imágenes impresas en papel de libro, luego pensé que comenzar a leer un libro es una multiplicidad de posibilidades, es entregarse al recorrido y dejar que, dentro del universo de lo literario, lo que tenga que suceder suceda. Igual que en la vida. Y esta carta que llegó, o que volvió, confirma el soporte, porque quizás también en la realidad, en algún momento, uno atraviesa portales simbólicos para ir en busca de posibilidades y magia.