BIO
Chloë Charce

1981, Albertville, Francia.
Vive y trabaja en Montreal.

Licenciatura en Artes Visuales y Nuevos Medios, Universidad de Quebec, Montreal, Canadá
Maestría en artes escénicas - escultura, Universidad Concordia.

Ha recibido varias becas y premios y participado en diversos eventos y exposiciones.
En 2017, realizó un proyecto permanente en el espacio público en Montreal, Canadá
En 2018, tendrá una residencia y una exposición individual en axenéo7 en Gatineau, Quebec.


Chloe Charce

RESIDENCIAS

Memorias...

11.06.2018 a 06.07.2018



Chloë Charce es una artista que trabaja en diversos medios, hilando todos a través de gestos propios del conceptualismo y del absurdo. Sus reminiscencias duchampianas son combinadas con poesía y simpleza. Recorrerá Buenos Aires en busca de las estructuras de hierro que trajo la arquitectura colonial primero, luego la modernización europea y su particular sintaxis y reinterpretación porteña.

ARGUMENTO DE LA ARTISTA


Mi investigación/creación se centra en la desviación de la imagen, el sujeto o el objeto de la vida cotidiana a través de una práctica artística que combina nociones de materialidad mediante un enfoque escultórico e inmaterialidad mediante el uso de la luz y la proyección de video.

Los elementos a menudo se toman prestados de la arquitectura, la memoria de los lugares y la naturaleza, creando una conexión dialéctica entre las formas orgánicas e industriales, entre la voluntad de control y la fuerza inherente del objeto que impone su presencia. Las referencias recurrentes a la mitología, como palimpsestos de una memoria colectiva, reminiscencia de un pasado tanto histórico como imaginario, también son perceptibles: Plinio, Narciso o Sísifo, encarnan símbolos milenarios y reflejos actuales de la naturaleza humana.

Como parte de este proyecto de residencia, quiero profundizar mi reflexión sobre la relación cinematográfica entre el objeto, la luz y el video, que caracteriza mi práctica artística. Tomando la materialidad del objeto como un lugar de transformación potencial, me gustaría explorar los límites entre ficción y realidad. En particular, me gustaría continuar con el desarrollo de una reflexión dirigida a proyectos en la ciudad, la arquitectura y la artesanía. El punto de partida de esta serie comenzó con elementos escultóricos en acrílico blanco (plexiglás), retroiluminados con luces de neón, como réplicas o continuidades de elementos arquitectónicos existentes, a saber, en hierro forjado, como testigos de una tradición artesanal que está desapareciendo debido a la inevitable normalización e industrialización.