BIO
Camila Farina nació en Paris en 1984. Estudio en la Villa Arson en Niza. 
Actualmente vive y trabaja en Paris. 
Ha participado en varias exposiciones y eventos en Francia como a nivel internacional. Este año ha sido artista invitada de la galeria-residencia Casa Imelda en la feria MATERIAL de Mexico DF. 
En el 2014 fue becada por el artista aleman Stefan Balkenhol

RESIDENCIES:
CASA IMELDA, Mexico City, Mx.
ARTOPIE- BOURSE BALKENHOL, Meisenthal, Fr. 2014-2015
PROYECTO ACE, Buenos Aires, Ar. 2014
BLEU FIXE, Charpentiers de la Corse, Ponte Leccia, Fr. 2012
TOMBOLA EXTATIQUE, Fondation René d’Azur, Nice, Fr. 2012

Camila Farina

RESIDENCIAS

Microresidencia - Exploraciones

25.04.2016 a 29.04.2016



Camila Farina
realiza una residencia en 'ace por segunda vez. Luego de tres años Camila viene con una búsqueda diferente pero el gesto se mantiene. A través del trabajo automático y la repetición llega a imágenes nuevas.

MEMORIA CONCEPTUAL
El trabajo de Camila Farina presta atención a la imagen como elemento omnipresente en la relación con el mundo, tomándola como un vínculo físico, así como un puente. Concentrándose en sus presencias materiales tanto como conceptuales, los juegos en las composiciones de la artista parten de la repetición. Es al repetir un objeto-imagen que la artista revela los sentidos periféricos que están en juego en el plano de la representación.
Camila Farina utiliza técnicas de fabricación, reproducción y circulación como la litografía, la tipografía y otros tipos de técnicas de reproducción en múltiples.
La prensa, la marca y la huella están por todos lados. Los errores generan nuevas formas, las formas antiguas se regeneran. Yuxtaponiendo abstracción, figuración, imagen-texto, caricatura, manchas... 
Diferentes regímenes en los cuales planos y lineas se organizan y se chocan con la parte más inmaterial de la imagen: idea, significado, sensaciones, metáforas...

Concentrarse en técnicas que pueden parecer anacrónicas no es inocente. Lo que está en juego es el cuerpo de las imágenes, el peso de la escritura, el sentido de la mirada. En un mundo de velocidad de informaciones sin  solidez, Camila Farina se dedica a producir una obra enigmática y atractiva, en la cual cada imagen contiene su propio tiempo y cada huella se despega de un soporte a otro, en un movimiento sin fin.