BIO
Nacida en Chile, Andrea es artista visual y arte educadora graduada de School Of Visual Arts (SVA), de Nueva York. 
Hizo su Maestría en Historia del Arte en el IDAES, Buenos Aires. Ha sido profesora de la cátedra de dibujo en distintas Universidades chilenas. Fue profesora en Art for Kids NYC, profesora de Liberty Partnership NY. Dirigió la Carrera de Pedagogía y Licenciatura en Artes Visuales de la UVM.
Desde hace 5 años trabaja con la comunidad Mapuche en la investigación entre arte contemporáneo y escuela intercultural, donde busca relevar la poesía del mundo invisible y ancestral como patrimonio intangible.

Andrea Avendaño

RESIDENCIAS

Microresidencia

15.06.2015 a 19.06.2015



Andrea Avendaño trabaja en el área educacional con población de riesgo social, tanto en Estados Unidos como en Chile. Encargada de crear planes de estudios y trabajo donde el arte se ve como una herramienta de inserción social, es una investigadora que dirige proyectos dónde el arte contemporáneo sea el eje transformador y político de la comunidad escolar tanto en escuelas urbanas como en escuelas rurales.

ACERCA DEL PROYECTO
El Museo de la Nada es un proyecto que vincula el arte contemporáneo y el arte educación. Se ha basado en otras formas de ver y hacer. Toma algunas herramientas desde culturas ágrafas, donde las ideas no se escriben, por lo que las imágenes estructuran el proyecto.

El Museo de la Nada contiene a la poesía, la palabra como dibujo, y el dibujo como palabra, los cuales han sido descritos en distintas maneras: como una alianza, como familiares, o simplemente como la misma cosa. La palabra como una extensión de la línea que genera imágenes, y al dibujo como líneas que generan palabra y poesía.


Estar en esta residencia ha sido una experiencia precisa y fértil para este trabajo. Si bien el Museo de la Nada se basa en el dibujo como experiencia, tiene un cómplice que esta vivo todo el tiempo: el silencio. Y estar concentrada en este maravilloso lugar por una semana, permitió que le silencio viviera junto a mi días de gran creatividad, en una conversación íntima.

“La necesidad de aprender el mundo a través de las palabras nos vuelve neuróticos, de la misma manera que al chamán y al poeta. Somos los hijos de nosotros mismos, y nuestros hijos de una interminable cadena de aprendices que nunca sabrán realmente lo que es el mundo porque solo pueden nombrarlo”. José Eduardo Eielson

Su trabajo fue publicado en la revista de investigación artística Panambí