Bio
Andrea Avendaño Caneo
1975, Chile
Vive y trabaja en Viña del Mar, Chile

2002 Programa de educación artística, Escuela de Artes Visuales, Nueva York

Maestría en Historia del Arte Latinoamericano, Instituto de Altos Estudios Sociales, Buenos Aires.

EXPOSICIONES
2012 ECA, Espacio Contemporáneo para las Artes, Mendoza Argentina
2012 Art Gallery, SFUAD, Santa Fe, EEUU
2011 Galería Modigliani, Viña del Mar, Chile
2007 Centro Cultural de Viña del Mar, Viña del Mar Chile
2003 402 Gallery, New York
2003 330 Artspace, New York
2002 Walker Gallery, New York
2002 Art Students League, New York

RESIDENCIAS 
2018 R.U.S.A, Residencia junto a Claudia del Río,  Rosario, Argentina
2015 Fundación ACE, Buenos Aires, Argentina
2011 Proyecto Caleu está soñando, dirigido por la artista Cecilia Vicuña

Andrea Avendaño

RESIDENCIAS

Pentagramas del silencio

27.08.2019 a 30.08.2019


Andrea es artista visual y arte educadora. Graduada del School of Visual Arts  (NY), exploró desde distintas aristas el trabajo sobre papel (grabado , dibujo), y ejecutó su compromiso social con comunidades con poca representación como los niños migrantes en la ciudad de Nueva York. En Buenos Aires ingresa a la Maestría en Historia del Arte y, gracias al acompañamiento del antropólogo Guillermo Wilde, desarrolló su tesis sobre cómo  la Copia (dibujo) puede ser un mecanismo de resistencia cultural en una escuela marginalizada en América del Sur. Desde entonces, aboga por el derecho que tienen los niños para vivir su propia cultura dentro de las escuelas, tema que ha desarrollado con el pueblo mapuche en el sur de Chile. Este trabajo se basa en la hipótesis donde la artista afirma que las imágenes pueden ser el medio para reactivar una cultura oral, priorizando la producción de ellas por sobre los ejercicios de lecto escritura dentro de las escuelas.  


Acerca de su proyecto Pentagramas del silencio

"Mis dibujos siempre han sido una forma de comunicación que se determina por otra lógica, pasan por la poesía, las cartas, los mapas pero por sobre todo, rodean y entran en el vacío, en esos lugares invisibles que nadie quiere rescatar. El hecho es que la línea reconoce nuestros espacios de vida."
Andrea Avendaño Caneo

Los Pentagramas del silencio, nacen originalmente del dibujo y la escritura musical. Me dediqué a pensar en la fijación escrita de los ritmos, de los mapas en la danza, en los dibujos en el aire. De todo eso, existían vueltas, sonidos y movimientos que no dejaban rastros y que eran las memorias más potentes. Así llego a crear Pentagramas del Silencio, ellos narran gestos que no han dejado trazo. Esta vez en Fundación ACE, he vuelto al grabado, pero al grabado sin tinta y honro al papel. El papel es el soporte de una unión: la palabra no pronunciada y su sonido, tal como en la poesía los silencios son partes elementales del ritmo. Porque los sonidos responden a otra lógica, no aquella de la palabra, sino a una fuerza invisible. Por ejemplo, la fuerza de mi voz, sale desde los pequeños anfiteatros que llevo en mí, que son  todos mis órganos , para transformarse  en palabras que, por medio de mi aliento, vuela infinitamente. Estos pentagramas hablan de eso, pero también anuncian todas esas palabras que no se alcanzaron a decir. Es por esto que estas matrices juegan una suerte de curtido en el papel. Estos Pentagramas cascabelean amores lejanos, esos que se comunican sin necesidad de traducción. Aquí no hay análogos, cada espacio es libre y único. Estos pentagramas son escritura en libertad, y por eso amplifican el sentido visual… aquello es quizás uno de sus mejores valores, pues es ahí donde la vida habla de otra manera y las palabras callan…