Educación

2011 Licenciatura en Artes Visuales por el School of the Art Institute of Chicago,EE.UU.
2009 Intercambio: Burren College of Art, Ballyvaughan, Irlanda

Becas/ Residencias Artísticas
2013 Escuela de Proyectos, ArtexArte, Buenos Aires, Argentina
2010 Artista en Residencia, Picture Berlin, Berlín, Alemania
2008 Nippon Steel U.S.A. Inc., Premio del Programa de Apreciación de las Artes,Chicago, EE.UU.
2007-2011 Beca de Estudios- School of the Art Institute of Chicago, EE.UU.

Amanda Coimbra

EXPOSICIONES

Memoria de un álbum de viaje

23.11.2016 a 23.12.2016



En el último ‘aceNITE del año, tuvimos el gusto de presentar el libro de la artista brasileña Amanda Coimbra, "Memoria de un álbum de viaje", artista  seleccionada a través de la convocatoria Semillero 2016. 

El libro está compuesto de fotografías de un álbum familiar de la artista que fue modificado por una inundación en el departamento de su padre. A través del libro Coimbra crea una reinterpretación del álbum, trabajando con las imágenes que ya no son un registro pero una representación de la frágil y compleja relación entre la fotografía y la memoria. Esta publicación trilingue (portugués-español-inglés) de 300 ejemplares cuenta con una presentación escrita por Ana María Battistozzi. 


Cuando los instantes se borran
 " (...) No fueron las lágrimas de un otoño  porteño sino el agua de una tormenta carioca, reflexionó Amanda mientras recorría esas imágenes de nitidez esquiva una tarde  en Buenos Aires. Quizás fue ese  particular estado de melancolía lo que la llevó a detenerse en la delicada poesía que afloraba en esas imágenes en ruinas. En los efectos pictóricos de las manchas que  deformaban los rostros y subvertían la valorada precisión fotográfica.
De repente ése pasó ser el mayor encanto que ofrecían  ante su mirada de artista. O lo que  mejor revelaba los rumbos de su imaginación en estado de melancolía. Amanda trabajó con esas imágenes valiéndose de diversos instrumentos de la técnica contemporánea. Las copió  y exploró varias instancias de presentación  hasta dar con el formato libro  que hoy exhiben como álbum de viaje.   Una conexión romántica se desprende de la opción elegida ya desde la portada misma. Un paisaje ¿suizo?, invadido por un aluvión pictórico anuncia el clima sutilmente elegíaco que anida en el interior.  La nitidez documental  del  ca a eté (esto ha sido ) de Roland Barthes terminó por sucumbir ante la fascinación de la acción pictórica aportando una estética de otro orden orientada  más hacia la experiencia subjetiva  que a la realidad objetiva.  Así no es por mero azar  que Amanda Coimbra encuentra compañía en el  sistema de afinidades que agrupa las preferencias de quienes hacen uso de la fotografía  en el arte contemporáneo. Allí  es donde los modos de  producción propios de la pintura se han impuesto en las prácticas fotográficas mucho más de lo que se piensa.  Un régimen de composición y valoración de la intervención del artista antes y después de la acción de la cámara ha superado las formulas que fetichizó la fotografía moderna. El modelo narrativo que Amanda Coimbra elige es también un síntoma de estos tiempos que hacen caso omiso del pecado de hibridez.
A partir de él  la artista logra introducirnos en los ensueños que se apoderan del hombre que medita, como escribió  Bachelard.   Cuando los instantes se borran, lo pintoresco se  decolora, la hora no suena ya y el espacio se extiende sin límites". Ana María Battistozzi.