BIO
Nace en Roma (1975).
Estudió escenografía en la Academia de Bellas Artes de Roma.

PRINCIPALES EXP. INDIVIDUAL

A.C. En Officine dell'Immagine Milan, Italia 
Bases,Berlín,Alemania
2800 Gr, M.L.A.C. La sapienza Roma, Italia
Ludicantropia, Roma, Italia
Fumo Solo, Roma, Italia

PRINCIPALES EXP. COLECTIVAS

Les intermittences du coeur, 2012
Inner Homeland, Belfast, Gran Bretaña
54 Esposizione Internazionale d’Arte,Bienal de Venecia, Italia
XV Quadriennale di Roma,2008
X Biennale D’Arte Contemporanea de El Cairo,Egipto

Alessandro Cannistrá

EXPOSICIONES

Altrove

10.10.2012 a 30.10.2012


Alessandro Cannistrà vive la mayoría del tiempo en Roma y trabaja entre Roma, Milán y Berlín, participado en seminarios y debates sobre el arte contemporáneo, siendo sus más recientes exposiciones en Art Basel y Scoope en Basel y Miami. El artista ha colaborado con curadores internacionales como Andrea Bruciati, Achille Bonito Oliva, Beatrice Buscaroli, Lorenzo Canova, Simonetta Lux y los jóvenes como, Manuela Pacella. ´ace se complace en tenerlo como artista invitado y exponer su obra "Altrove" realizada con humo sobre papel en nuestro hall central. Asimismo, agradecemos a Massimo Scaringella por su propuesta curatorial y el contacto con el artista.

COMENTARIO CRITICO

Alessandro Cannistrà lleva en la superficie, con sus trabajos, un recorrido de fronteras y de equilibrio, mucho más allá de toda territorialidad expresiva, consciente de que el trabajo de un artista, para ordenar a fondo la propia vocación y misión, no puede más que desautorizar y huir tanto de la palabra como del territorio. Espacio del arte y de la torsión de la palabra dicha, la fundación de una extraterritorialidad perpetua que se advierte en el trabajo de Cannistrà se percibe en la evidencia material y natural, en la evocación de la gracia esotérica apresuradamente emparentada con la pintura romana, donde el negro se da sólo por la oscuridad y no por su identidad como color. La fuerza pictórica de este emparentamiento lejano, casual, cultural, intelectual y onírico con la pintura de la naturaleza, amiga del fuego, de la tierra, de la luz y del humo negro es, en cambio, una ocasión para el salto diagonal e inesperado de este mismo territorio: los trabajos expuestos transportan y ponen en juego, paralelamente a la evocación de la luz y del calor del fuego, un aire frío, cargado del Sturm and Drang nórdico del primer romanticismo. Un modo tan fascinante de percibir y pro-proponer la naturaleza y la reflexión a veces inexistentes de una pintura libre de la meditación y viva en pocos gestos y en su propia misma naturaleza. 

La dimensión onírica, o más bien ese umbral que nos tiene suspendidos entre la realidad y la producción onírica, por lo tanto también representación artística, es el único momento en que podemos perdernos, realizar aquella condición de ser otros que nosotros mismos, como dice Baudrillard.